Hospital Veterinario Cantabria

MEDICINA FELINA

icono-felinos

Medicina Felina

RESPONSABLE DEL SERVICIO: Mª LUISA ABASCAL OTÍ

En el Hospital Veterinario Cantabria sabemos que los gatos pueden llegar a ser muy diferentes de los perros en muchos aspectos y por ello contamos con especialistas formados en medicina felina.

Nuestra prioridad es maximizar el bienestar de tu mascota en nuestro centro para lo cual estamos en continua mejora de nuestras instalaciones contando actualmente con una consulta felina y protocolos de manejo destinados a reducir el estrés de tu gato en su estancia en el hospital, además de medios diagnósticos adaptados a las particularidades de los pacientes felinos.

Los gatos son expertos en esconder sus enfermedades, ya que en muchas ocasiones no manifiestan los síntomas hasta una fase avanzada de su dolencia. Mantener al día las revisiones periódicas y seguir sus recomendaciones personalizadas pueden marcar la diferencia a la hora de detectar y prevenir los problemas de salud de tu mascota.

 

¿Cómo llevo a mi gato al veterinario sin que se estrese?

1. Elije un transportín de plástico rígido, que se abra por delante y cuya tapa se pueda desmontar, para permitir examinar al gato sin que tenga que salir del mismo.

2. En casa, sitúa siempre el transportín a la vista del gato, para que se convierta en un elemento familiar para él.

3. Intenta que el transportín sea lo más familiar posible, poniendo alguna prenda con su olor. Se puede usar un spray de feromonas felinas unos minutos antes de salir de casa.

4. Para conseguir que el gato entre en el transportín, cógelo con calma y mételo con cuidado por la apertura delantera o con el transportín destapado, y ciérralo una vez que el gato se encuentre dentro. Si el gato se muestra reticente a entrar, puedes envolverlo en una toalla impregnada con su olor y/o con feromonas y colocarlo con cuidado dentro del transportín.

5. Nunca lleves el gato suelto en el coche ni por la calle.

6. En el coche, evita que el transportín se mueva. A algunos gatos les gusta mirar al exterior, pero la mayoría prefieren que el transportín se mantenga cubierto. Identifica y comunícanos cualquier signo de estrés como vómitos, salivación excesiva, orina y/o heces en el trasportín, maullidos constantes, etc.

7. Cuando camines con el transportín, intenta mantenerlo sujeto y no zarandearlo.

8. Una vez en el hospital sitúa la parte delantera del transportín mirando hacia ti, y mantenlo cubierto con una toalla. Tu mascota se sentirá más tranquila si el transportín está en alto y no en el suelo.

9. Si tienes varios gatos, toma precauciones en la vuelta a casa. Deja el gato que vuelve a casa en el transportín durante unos minutos y observa la reacción de los demás. Si todos permanecen tranquilos, puedes abrir el transportín sin miedo. Si percibes cierta tensión, probablemente sea porque el gato que vuelve a casa trae olores de la clínica. Mantén el gato que vuelve a casa en una habitación separada durante 24 horas hasta que adopte un olor más familiar y júntalos después. 

Si a pesar de estos consejos, tu gato sigue estresándose en las visitas a nuestro centro, comunícanoslo para poder tomar medidas individualizadas.